Alcohol Alcohol en interacción con el cuerpo humano, ¿bueno o malo? Saltar al contenido

Alcohol

24 marzo, 2019
alcohol

La palabra “alcohol” al parecer nació en los países árabes, con el significado de “sutil”, de lo volátil y lo espiritual.

Imagino relacionado con los efluvios y cuando concluía su consumo, un producto de origen vegetal, se había fermentado o destilado. A continuación, era bebido y lograba en el ser humano, un estado de alegría o de relajación.  Entonces, se adquiría el “espiritu”, verdadero causal de sus efectos.

Debo señalar que en general, las bebidas alcohólicas, aquéllas compuestas por alcohol etílico o etanol , se agrupan principalmente como licor, vino y cerveza.

Esta diferenciación permite separarlas del alcohol industrial, el cual se emplea como desinfectante, vehículo para medicamentos, disolvente para lacas, barnices, perfumes y condimentos. También como medio para reacciones químicas y como combustible.

APARICIÓN de las bebidas alcohólicas

Su existencia se remonta al Neolítico, época de asentamientos, agricultura y conocimiento de los cereales.  Disfrutar de lo dulce gracias a la miel y la aparición de bebidas alcohólicas, principalmente por fermentación de cereales. Masas de cereales convertidas en pan  que luego se remojan y se dejan fermentar.

Las infusiones de hierbas medicinales y el cultivo de la vid, en el antiguo Egipto, fue guíado de la mano de Osiris

Griegos y romanos, tuvieron en Dionisio o Baco, a su dios de los viñedos.

Pudiendo observar, posteriormente, pasajes bíblicos con las bondades de un “humor alegre” y un “corazón bondadoso” luego de degustar el vino. Asi como acompañar a Jesús y a los apóstoles en la última cena.

Y dentro del rito eucarístico de la iglesia católica y ortodoxa, el sacerdote en misa, consagra convirtiendo el pan y el vino en cuerpo y sangre de Jesucristo.

China sabe del proceso de fermentación de la uva, desde 2mil años AC. Siendo actualmente el país donde mayor consumo de uva como fruta, ocurre en el mundo.

ESTADISTICA VITAL por consumo de alcohol

El alcohol sigue siendo la única sustancia psicoactiva y productora de dependencia con un impacto mundial significativo en la salud de la población. Y no está controlada a nivel internacional mediante marcos normativos jurídicamente vinculantes

Las estimaciones realizadas en 2016, a nivel mundial, revelaron una MORTALIDAD atribuible al ALCOHOL. Cifras que ascendieron a 3 millones de fallecidos (5,3% de todas las muertes).

Los efectos del consumo de alcohol en la mortalidad son mayores que los de la tuberculosis (2,3%), el VIH/SIDA (1,8%), la diabetes (2,8%), la hipertensión (1,6%), las enfermedades digestivas (4,5%), las lesiones viales (2,5%) y la violencia (0,8%).

Alcohol etílico, etanol y su gradación

Una caracterísitca de una  bebida alcohólica es su graduación volumétrica. Se expresa de forma porcentual, en volumen y a temperatura 20ºC.

Su unidad equivalente sería  alc%vol,  Vol o  ºGL.  Éste último se acepta en Latinoamérica, en honor al químico Gay-Lussac, 

Cuando una bebida es fermentada va de 3 a 15 grados. Mientras la destilada, de 15 a 45 grados.

El alcohol es el mismo. Es etanol. Cambia la forma de elaboración, pero siempre se refiere al alcohol etílico.

Si leemos en una botella de vino que tiene 14% de alcohol, está informando que por cada 100 ml de ese vino,  serán 14ml de contenido de etanol. Al igual que decir, que un litro, aportaría 140 ml de alcohol etílico.

EFECTOS NOCIVOS

Señalar  que el alcohol produce un efecto “nocivo”, se refiere a los efectos que produce su consumo en la salud pública. Existe variabilidad individual independiente de lo definido como legal

La Organización Mundial de la Salud (OMS) quiso dejar claro sus lineamientos y se ha empeñado en que los países deban procurar, una participación activa.

Se insiste en el desarrollo de programas informativos, métodos de educación, prevención, control, concienciación y creación de instituciones para terapia especializada.

Igualmente, ayuda comunitaria, empleo racional de los medios audiovisuales de comunicación, sin apartar la tecnología digital, el internet, los sitemas de transporte y de radio y televisión.

Cada organismo tiene una respuesta individual ante el alcohol. Y podrías predecir tu tolerancia. 

¿Cuántos tragos te podrías tomar sin exceder lo legal o llegar a lo nocivo?.  Claro, es una guía, no un modelo exacto matemático

VARIABILIDAD Y FACTORES A CONSIDERAR.

Por ejemplo.

Es proporcional la tolerancia con la corpulencia del consumidor.  La persona exhibirá una mayor tolerancia si es más corpulento

Cuanto más rápido se tome la bebida, mayor será la velocidad de absorción. “Que la copa dure al menos 30 minutos”

El alcohol deshidrata las células. Hidratarse mientras se consume alcohol, puede diluir la concentración etílica.

Acompañar un consumo moderado, debe enmarcarse junto a la alimentación sana y equilibrada.

Las bebidas destiladas (ginebra, vodka o ron) producen un pico más agudo que las fermentadas (como la cerveza o el vino).

Y a mayor gradación de la bebida alcohólica, veremos como irrita más a la mucosa digestiva.

Cuando bebes y el estómago no está vacío, se disminuye la velocidad de absorción del alcohol y su pase a la sangre es más lento. 

Hablar de un “estómago vacío“, es cuando ya pasaron de 2-4 horas desde la última ingesta. En ese caso, el alcohol se ingiere y comienza a aparecer en sangre entre 30 y 120 minutos.   Las proteínas y carbohidratos (legumbres, pan, pasta, patata) se mezclan con el alcohol y retrasa su pase a la sangre. Incorporar algo de grasa, retrasa la digestión proteíca y con ella la absorción etílica.

Si en nuestro hábito de alimentación, se incluyen los aperitivos con bebida alcohólica, se deben acompañar de “tapas” previas. Por lo ya expuesto.

El estómago másculino posee más enzimas que comienzan a oxidar el alcohol ingerido, en comparación con la mucosa gástrica femenina

El hígado masculino tiene una mayor capacidad de metabolizar alcohol

El cerebro tiende a habituarse, y no suele dar pistas o señales de alarma por anticipado

DEFINICIÓN y ESTÁNDARES

Un trago se define como el aporte de una bebida alcohólica equivalente a:

  1.  una cerveza de 12 onzas, lata o botella (355 mililitros, mL);
  2.  5 onzas (148 mL) de vino, o
  3.  1 1/2 onza (44 mL) de un licor.

El consumo del varón, hasta 5 tragos por ocasión. Con al menos 15 tragos por semana (5×3)…En la mujer, 4 por vez. Al menos 8 por semana (4×2)

 

alcoholalcoholalcoholalcohol

Al estar pendientes que el consumo de alcohol puede hacernos daño,  entramos a un estado de conciencia que incluye reconocer, con que frecuencia bebemos, cuantos tragos tomamos por cada vez, y si afecta nuestra vida o la de otros.

Se acepta como un “consumo responsable”  si es hombre menor de 65 años de edad, y no se pasa de 14 tragos por semana , ni más de 4 en un día.

Si se trata de un varón sano mayor de 65a o es una mujer, se delimita hasta 7 tragos por semana, no superando 3 tragos en un día.

No debe superar los 25 g/día en los hombres. ( tres cañas de cerveza, dos latas de 33cl. o dos copas de vino). En el caso de la mujer es la mitad. Y el consumo no debe ser diario

De acuerdo a un informe de la OMS la media mundial de consumo de alcohol, es de 6,1 litros al año.

Moldavia, en el sureste europeo, muestra el pico per cápita de 18,22 litros por persona al año, principalmente en forma de vino y vodka

Rusia 15,7.           UK 13,3.           Alemania 12,8.           España consume 11,62.           Argentina 9,6

Más de una cuarta parte (27%) de los jóvenes de 15-19 años son bebedores. Las mayores tasas de consumo de alcohol entre los jóvenes de 15-19 años corresponden a Europa (44%), las Américas (38%) y el Pacífico Occidental (38%).

Las encuestas escolares indican que, en muchos países, el consumo de alcohol comienza antes de los 15 años

A nivel mundial, el 45% del alcohol total registrado se consume en forma de bebidas espirituosas. La cerveza es la segunda bebida alcohólica en términos de alcohol puro consumido (34%), seguida del vino (12%).

 

Estaremos frente a un PROBLEMA con la bebida, cuando observemos al menos 2 de las siguientes características

  1. ¡Beber, Me domina! Bebo más o por mayor tiempo, aunque no sea lo que había planeado.
  2. Por voluntad propia y sin ayuda, ni dejo de beber ni logro disminuir lo que bebo.
  3. Tengo un pensamiento fijo: “beber”
  4. Sustituyo lo que había planificado hacer en casa, trabajo o escuela, prefiriendo beber.
  5. Me doy cuenta que surjen problemas con la familia y amigos, debido al alcohol y, aún así,  sigo bebiendo.
  6. Mi tiempo es para beber, no para disfrutar lo importante o lo que antes me gustaba.
  7. Si conduzco ebrio o tengo sexo sin protección,  significa que estoy adquiriendo riesgos como un hábito, aunque no asuma las consecuencias.
  8. He observado o me han dicho que cuando bebo, me pongo ansioso e irritable, a veces me deprimo. Se me olvidan cosas recientes y tengo nuevos problemas de salud.
  9. Ahora “puedo” tomar más antes de sentirme extraño.
  10. A pesar de no estar bebiendo, tiemblo, sudo, tengo náuseas, alucino. A veces me dicen que he convulsionado y no duermo bien.  Podría se por abstinencia

.RELACIÓN ALCOHOLEMIA – FASES CLÍNICAS.

alcohol

 

La medición de alcoholemia se realiza a partir de una muestra de sangre, pero usando un medidor en el aire espirado, el valor numérico es exactamente la mitad. Por esta razón se ha contado con los llamados alcoholímetros o analizadores de la respiración. Incluso hay versiones para uso personal cuando salimos de copas. Por supuesto, lo ideal es que uno de los amigos, se “sacrifique” y no beba, claro, que sepa conducir

Por ejemplo, tanto en Canadá como en el Reino Unido, se considera tope legal un nivel de alcoholemia de 80 mg alcohol en sangre, o 0,8 gr/lt en sangre o 0,4mg/litro de aire espirado

Este nivel denota un riesgo de accidente de tráfico, duplicado.  Si la cifra es 160 mg, 10 veces el riesgo.

Alcoholemia  sobre  los 100 mg, el individuo se transforma en charlatán, fanfarrón y agresivo. La somnolencia puede hacerle frenar que continúe con la ingestión de alcohol.

Al pasar la borrachera,  no es infrecuente, la deshidratación, la cefalea, cansancio,  las náuseas. Una mayor frecuencia de micciones nocturnas  e insomnio.

El ascenso a 200 mg de alcoholemia causa:  inestabilidad al caminar, dicción espesa, tartamudeo e inconsciencia

Duplicar el nivel anterior provoca  fibrilación ventricular, fallo respiratorio y broncoaspiración luego de vomitar. Y si vamos captando la idea, podemos incluso morir

Observaciones:

  • En el tejido adiposo penetra muy poco alcohol debido a su escasa solubilidad en la grasa. Eso significa que un amigo “gordito” tendrá una alcoholemia mayor. Y es el caso de las mujeres que por su menor volemia que el hombre y su tejido graso subcutáneo mayor, mostrará mayor nivel de alcohol en sangre o aire espirado, a una misma cantidad y tipo de alcohol ingerido, si lo comparamos con el varón.
  • También hay que señalar que el uso de un enjuague bucal con alcohol,  puede elevar en forma marcada, el nivel que indica el alcoholímetro para el aire espirado.
  • Cuando se evalúe alcoholimetría en conductor de motos, se señala como tope de 0,5gr/litro sangre, tasa en 0,2.
  • Conductores con menos de 2 años de carnet o profesionales del volante se cifra en 0,3 g/l de alcohol en sangre, equivalente a 0,15mg/l en aire
  • Mientras que en transporte de carga o de pasajeros, la tolerancia es CERO

 

alcohol

YA BEBIMOS EL ALCOHOL, y AHORA ¿?

 

Un 10% se absorbe desde el estómago, pero el mayor volumen es absorbido por el intestino delgado proximal.

De allí, sin requerir proteinas transportadoras, va en la sangre, desde el sistema venoso portal y llega al hígado.

Su principal centro de peaje.

 

 

alcohol

El alcohol se distribuye en el agua corporal, y así llega por vía sanguínea a todos los órganos, casi que en igual concentración al mismo tiempo.

Vale decir que en la mitad de la población japonesa , asi como en pueblos del sur de Asia, existe una mutación genética que genera la ausencia de una enzima aldehído deshidrogenasa.

Luego de beber alcohol, acumulan acetaldehído en sangre y ocasiona cefalea, náuseas, rubor facial y palpitaciones. Y tal evento tiene un pico a la hora del consumo y puede extenderse por 4 horas.  

Del total del alcohol consumido, 90% se metaboliza en el hígado y casi 5% se excreta como alcohol por orina, sudor y respiración.

La depuración sanguínea se hace a un ritmo de 15 miligramos por hora.

Lograr un nivel de 20 mg hace que la curva de alcoholemia se aplane, por lo cual se detecta aún horas después.

Se observa que el nivel sube si estamos en fase premenstrual y en ovulación.

Tambien se detecta la interacción con algunos fármacos. Es el caso de ingerir alcohol y cimetidina. El medicamento inhibe a la deshidrogenasa gástrica. Mientras que la metoclopramida (primperán) acelera el vaciado gástrico, asi ambos fármacos ofrecen para el alcohol, una mayor absorción intestinal.

La excreción renal se autoinduce. Esto significa el aumento del filtrado renal por el aporte líquido, el efecto osmótico del alcohol y su propiedad inhibidora sobre la secreción hipotalámica de la hormona antidiurética.

NOS DAMOS CUENTA QUE HEMOS BEBIDO

Cuando comenzamos a beber el alcohol, podemos notar sensación de bienestar, relajación, desinhibición y euforia.  Mientras tanto, sube la tensión arterial y aparecen palpitaciones, sudoración y rubor facial. Todos estos síntomas se explican porque la llegada del alcohol al sistema nervioso central activa centros cerebrales del placer  y recompensa, liberando dopamina y serotonina.  Con una fase final de sedación, somnolencia y algo de anestesia corporal generalizada.

Mientras se sigue investigando los mecanismos de la adicción, se aprende más de las vías involucradas y los efectos que logra el etanol  y el acetaldehído en nuestras células. 

SISTEMA NERVIOSO

Para recordar sus efectos neurológicos se suele decir que a una dosis baja de alcohol,  estimula, y con  grandes concentraciones, se consigue la inhibición.

Es curioso pero cuando logra estimular, suele ser porque logró deprimir un centro inhibidor. Lo vemos en el estado anímico, la memoria reciente y la habilidad de usar los reflejos motores.

Ya se ha asegurado que las interacciones del entramado límbico-extrapiramidal, frente al alcohol que llega a esos centros neuronales.  libera dopamina, excitando las vías, conformando por un corto lapso, un estado de euforia, mediada por NMDA (receptor glutámico) y GABA-A (receptor GABA).

Cuando la persona padece de Alzheimer o  ELA  (esclerosis lateral amiotrófica), hay excitotoxicidad  inducida por el glutamato que se libera y que ocuparía a los receptores NMDA. Bajo esta óptica, el etanol ocupando los receptores, protegería al deprimir. La intoxicación aguda podría estar relacionada con inhibir receptores NMDA del hipocampo, que se complementa con la inhibición de la recaptación de serotonina. En resumen, una alegría inicial y un bajón por la resaca.

Para la estimulación de los receptores GABA-A, se abren los canales de Cloruro , hiperpolarización a la membrana neuronal, anulando toda señal excitatoria.

Ante el etanol, el paso del cloruro aumenta  y eso deprime más al sistema nervioso central. Es importante recordar que la GABA como neurotransmisor inhibitorio del SNC, se refuerza con el etanol, porque  aumenta la afinidad del GABA por su receptor.

Se ha demostrado, que el alcohol influye con los opiodes endógenos y también con los aminoacidos estimulantes (aspartato y glutamato)

ALCOHOL Y GENES

El alcohol activa algunos genes pero inhibe otros o induce su eliminación (p53,p21,p62).  Esta interacción atenuaría la apoptosis y en ocasiones inhibiría los mecanismos de reciclaje celular (por ej, la autofagia). Si el organismo se debe enfrentar con un estrés oxidativo marcado y se descontrola la proliferación celular , hablaríamos de la predisposición a desarrollar cáncer, en consecuencia.

La influencia genética está indicada por estudios que demuestran que hay un riesgo de por vida del 25 al 50% para el alcoholismo en hijos y hermanos de hombres alcohólicos.

Se ha mencionado el gen PER2, que influye en el reloj biológico del cuerpo; y POMC, que regula el sistema de respuesta al estrés. Una metilación inducida por el alcohol podría causar compulsión del consumo

A pesar de no poder contar todavía con todas las respuestas, siempre sería preferible no enfrentarnos a situaciones lesivas y perjudiciales potenciales.

BENEFICIOS O PERJUICIOS DEL CONSUMO DE ALCOHOL

En la literatura se menciona efecto beneficiosos de tomar una copa diaria de vino tinto lleno de antioxidantes, pero la verdadera ventaja la podemos obtener cuando es bajo consciencia y con raciocinio.

El alcohol aporta abundantes calorías (7 kcal por gramo de alcohol). No nutre pero elimina el apetito, sustituye a otros alimentos más completos y a la larga puede generar desnutrición. Esto se agrava pues inhibe la absorción de algunas vitaminas y minerales.

a) Genera un mayor riesgo de infecciones oportunistas con un sistema inmunitario deprimido.

Incluyendo candidiasis oral, genital e intestinal.

La activación o reactivación de una tuberculosis.

No es raro, que coexista una infección viral tipo Virus de Hepatitis C.

Riesgo de ETS (que incluye HIV) cuando la actividad sexual se realiza de forma violenta, promiscua y sin reconocer riesgos ante una situación de intoxicación etílica y descontrol consciente.

b) Se asocia como factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.

c) El hábito etílico está inmerso en la patogénesis de defunciones en casi 6% de la totalidad mundial, influyendo en el desarrollo de al menos 60 enfermedades letales.

Y seleccionando el grupo etario de 20 a 39 años, un 25% de las defunciones son atribuibles al consumo de alcohol.

d) El mejor acercamiento a una ingesta exenta de riesgos, es cuando se puede ceñir a una ingesta de CERO alcohol. 

En el siguiente cuadro, intentaré enumerar efectos que produce el alcohol en nuestro organismo, sabiendo que puede afectar cualquier tejido u órgano.

alcohol

TOLERANCIA. ADICCIÓN. ALCOHOLISMO

El consumo excesivo y prolongado de esta sustancia va obligando al organismo a necesitar o requerir cantidades crecientes para sentir los mismos efectos, a esto se le llama “tolerancia aumentada” y desencadena un mecanismo adaptativo del cuerpo hasta que llega a un límite en el que se invierte la supuesta resistencia y entonces “asimila menos”, por eso tolerar más alcohol es en sí un riesgo de alcoholización.

Existen dos tipos de alcoholismo

  • Tipo I: ocurre en personas adultas. Muestra períodos de abstemia con ingestas puntuales voluminosas. Los intervalos se van aproximando, instalandose una gran dependencia, y hepatopatías en evolución.

     •  Tipo II:  durante la adolescencia, asociado a comportamientos asociales, un historial violento y arresto policial. No es característico su tendencia in crescendo al consumo de alcohol. Se ha detectado que una enzima (monoaminooxidasa) lleva a una menor producción de serotonina en el sistema nervioso central, apreciando síntomas propios de un estado de relajación y activación del sistema simpático

Es fácil entender que el consumo de alcohol, se adorna de diversos aspectos sociales, culturales e incluso gastronómicos . Sin descartar las preocupaciones que conlleva y su morbimortalidad. Por lo dicho, esta situación se hace relevante y en muchas oportunidades se debe contar con la ayuda del proveedor de salud de cabecera y según el nivel de daño, la concurrencia de diversos especialistas de salud.

No en pocos medios sociales e instituciones culturales se puede contar con tutorías, reunión con psicólogos, terapia grupal e individual. Organizaciones como “alcohólicos anónimos

AHORA UNAS PALABRAS SOBRE EL MANEJO TERAPÉUTICO

 

Todo esquema terapéutico que busque eficacia, para ofrecer a una persona adicta al alcohol implica 4 líneas de acción:

  • a) Conciencia del problema. Reconocer su existencia. El obstáculo inicial es la negación. Puede estar luchando con el conflicto entre rechazo y la aceptación social. Es raro que por voluntad propia acepte la condición y necesidades. Suele establecerse una presión direccionada. Puede evidenciarse el enfrentamiento interpersonal con la familia, pareja, allegados. Se recomienda intentar ejercer la ayuda cuando esté sobrio. Y de allí que ocurra una conclusión primaria, solamente con abstinencia se puede lograr el éxito.
  • b) Una segunda fase es control, supervisión, abstinencia, desintoxicación. Seguramente se requerirá de algo de sedación farmacológica, quizá por una semana. En el trayecto se debe realizar una valoración médica clínica y de analítica de sangre. En la dieta se incorporará suplementos vitamínicos. Con el período de abstemia, puede instalarse una fase deprimida del ánimo
  • c) Luego del segundo paso, debe mantener la abstinencia del alcohol. Para facilitarlo, existen programas de rehabilitación. Grupos de apoyo. Principalmente se afianza en terapias conductuales, mejoras del estilo de vida, reorientación de hábitos. Cómo debe comenzar a pensar y cuál aporte es importante que provenga de la familia. Pensar que de base haya una baja autoestima , falta de habilidades sociales, falta de reconocimiento, resultante de incompetencia personal y dudar en la toma de decisiones. Con estos elementos, es indudable que el soporte psicológico es primordial, mientras recibe cuidados de enfermería y cuidos médicos. Psicoterapia asistida. Programa SMART Recovery – LifeRing Recovery y Secular Organizations for Sobriety (SOS) son dos programas laicos – Women for Sobriety es un grupo de autoayuda sólo para mujeres
  • d) Terapias de aversión o repugnancia. Es conocido el uso de medicamentos  que alteran el metabolismo natural del alcohol y producen efectos desagradables. Se suel seguir al menos por 2 semanas seguidas y no se emplea en mujer gestante. Cuando se usa el baclofeno se indica para contrarrestar la espasticidad, que reduce el consumo y adicción al alcohol.

 

ALCOHOL E HIGADO

alcohol

Como ya mencioné, el alcohol inunda el torrente sanguíneo y desde las vias digestivas, llega  al hígado. Ese es nuestro principal órgano de depuración. Posee la extraordinaria capacidad de metabolizar y detoxificar. Pero cuando la frecuencia y cantidad de alcohol, va deteriorando la función y la estructura hepática, termina provocando una entidad conocida como Hepatopatía Alcohólica (HPA)

Este proceso une varios estados o fases, que suele verse en un 90% como esteatosis (EHA)(Hígado graso).

Entre 10 y 35% se presenta al momento del diagnóstico, como inflamación o Hepatitis alcohólica(HA).

Y por último, sometiendo a las células del hígado, a fenómenos oxidativos y de isquemia, de forma crónica, se va instalando un daño estructural con fibrosis, retracción y limitación del poder regenerador y reparador del órgano. Con el padecer de la disfunción hepática, el tiempo facilita que se instale una Cirrosis hepática alcohólica (CHA)

Los cálculos en base a evidencia han reflejado que el requisito principal para desarrollar una hepatopatía HPA, es de 40-80 gramos diarios de  ingesta alcohólica  por 10 a 12 años, en caso de sexo masculino y la mitad (20-40) para las mujeres

 

Catabolismo del alcohol ingerido que llegó al hígado.

 

 

alcohol.

 

La unión del AcH a la tubulina altera el sistema de secreción celular de proteínas, cuyo exceso retiene agua en el citosol. Esto produce un balonamiento y degeneración hidrópica de la célula hepática.

La fosforilación oxidativa y la beta oxidación de los ácidos grasos, es función mitocondrial. Estos organelos crecen de forma característica y causan las “megamitocondrias”.

Se observa como la fibrogénesis se estimula junto con mecanismos oncogénicos. Los genes reguladores de la producción del colágeno alteran su función. Y el daño del material nuclear hace que falle el proceso de auto-reparación mutacional. Se acumulan los radicales libres de oxígeno y disminuyen los agentes antioxidantes, como el glutatión.

Una sobrecarga de alcohol, agota a la deshidrogenasa NAD y crea un desequilibrio de la oxido-reducción del sistema NAD/NADH. Y por ello, el ácido pirúvico que debería entrar al ciclo de Krebs para generar energía, eleva el nivel de ácido láctico , con lo cual se reduce a nivel renal, nuestra capacidad de excretar el ácido úrico. Una de las formas de frenar el ataque de gota, sería la abstinencia alcohólica.

alcohol

El final de todo el deterioro inducido por el alcohol, concluiría con la muerte celular. Pero recordemos el mito de Prometeo

Factores concomitantes en el desarrollo de la Hepatopatía Alcohólica.

Las personas bebedoras, suelen fumar, lo cual acelera la fibrosis hepática. 

También poseen un mayor riesgo de ser portadores de un Virus de Hepatitis C

Se señalan factores genéticos, principalmente basados en alteraciones de citocromos (CYP2E1), productores de citokinas y con genes inductores de fibrosis

Es importante tener en cuenta, que el uso de paracetamol, acelera el daño hepático , esteatosis e insuficiencia, según la dosis

Paraclínicos en el abordaje de la Hepatopatía Alcohólica

Se emplean pruebas de imagenes para valoración del hígado. Incluyen ultrasonido o ecografía, tomografía, resonancia. Y muchas veces es necesario la biopsia guiada por eco o por laparoscopia

El perfil de función hepática con analítica en sangre, puede orientar sobre magnitud de daño o grado de disfunción. La elevación de transaminasas, ácido úrico, VLDL, Triglicéridos, alteraciones en la sítesis proteica (albúmina, pruebas de coagulación)

La persona puede tener asociado un síndrome metabólico (obesidad, diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, dislipemia). Y también puede estar tomando medicamentos de alta interacción con la función hepática, caso de la amiodarora y el tamoxifeno, por ejemplo.

 

y, si ya existe la Hepatopatía por alcohol, ¿qué viene?

 

Para definir su pronóstico influyen muchas variables, pero no hay dudas de la utilidad que tiene como indicador, la abstinencia alcohólica

Desde hace 30 años, se ha empleado el CDT (transferrina deficiente en carbohidratos) para el diagnóstico y seguimiento de la dependencia alcohólica. Con utilidad para confirmar la abstinencia. Su valor se normaliza tras 2 semanas sin consumo de alcohol.

Fármacos aversivos: disulfiram o la cianamida. Los anticraving que disminuyen el deseo compulsivo de alcohol y las recaídas como el acamprosato (acetylhomotaurina) o el baclofén, y los antagonistas de los opiáceos como la naltrexona.

Las siguientes doce horas al ser hospitalizado, puede presentarse el síndrome de abstinencia, siendo tan grave que se informa un 15% de mortalidad, ante un delirium tremens

Como maniobras médicas que pretenden prevenir tal situación están,  la administración de Tiamina ( vitamina B1, 100 mg diarios) + Ácdo fólico (1mg diario) y el uso de benzodiacepina o el clometiazol (distraneurina). Según necesidad, se podría requerir también,el uso de betabloqueantes (por ejemplo, atenolol 50 mgrs cada 12 horas).

De acuerdo al cuadro clínico que presente, puede necesitar de los cuidos en una unidad de intensivos.

Habrá que valorar y restituir el déficit proteino-calórico (proteínas 1,2-1,5 gr/kg peso/dia. Calorías 35-40 /kg/dia), de vitaminas (principalmente complejo B) y minerales (magnesio, zinc, selenio).

Si no se corrigen, enturbia el pronóstico de la hepatopatía.

Se pueden leer artículos basados en guías clínicas, que anexan el uso de los corticoides y a pentoxifilina

CORTICOIDES Y ANTICITOQUINAS EN LA HEPATOPATIA ALCOHOLICA

a) Se suele indicar prednisolona 40 mg/dia por 28 dias, o la dosis equivalente

Los objetivos serían: obtener efecto antifibrogénico e inmunomodulador. Asi como estimulador del anabolismo. Mientras se consigue inhibir la formación de los aductos de AcH y bloquear la expresión de moléculas deadhexión inercelular. Los estudios científicos concluyen con una mejor supervivencia con este tratamiento. Sin embargo, por via de la evidencia no se logra demostrar dichos beneficios. En la comparativa con placebo, apenas un 20% se cataloga mejoria con el uso de coticoides. 

Como producto químico, usar corticoides  empeoraría una hemorragia digestiva, pancreatitis, fallo renal o una infección activa. Se ha considerado que si a finales de la primera semana, no disminuye el valor de la bilirrubina al menos en 25%, ya no debe continuarse como tratamiento. Y hay que seguir la observación que la principal causa de mortalidad del alcohólico con hepatopatía que recibe esteroides, son las infecciones bacterianas, lo cual obliga a mantenerlo vigilado en hospitalización mientras dure el esquema terapéutico de 4 semanas.

b) En cuanto al uso de anticitoquinas, se menciona el uso de inhibidores del factor de necrosis tumoral alfa ( TNF-α ) como la pentoxifilina, el infliximab o el etanercept.

La pentoxifilina se da via oral (400 mg/8 horas). Es económica,con pocos efectos adversos y previene el síndrome hepatorrenal en los pacientes.  La persona porta una hepatopatía alcohólica grave y está contraindicado el uso de corticoides.

 

COROLARIO

 La Organización Mundial de la Salud se fija metas sanitarias y sus países miembros intentan adaptar ideas y mostrar mejores estadísticas. 

Los países y sus comunidades deben sembrar el conocimiento y la organización poblacional, para evitar la adquisición de un hábito no saludable.

Igualmente, para ser capaces de manejar y rescatar a las personas que han sucumbido.  Sin importar que exista una inducción basada en factores psicológicos, genéticos y/o sociales, pero que la reversión es factible.

Quizá coincida en compartir algunas normativas sugeridas por las instituciones supervisoras, dispuestas para tal fin.

Podría enumerar como ejemplo:

  • Prohibir la venta a menores de edad, como una regulación de la comercialización de las bebidas alcohólicas
  • Vigilar la distancia preventiva del expendio de alcohol, en las cercanías a las instituciones escolares.
  • Hacer cumplir, la normativa sobre la conducción vehicular
  • Modernizar los mecanismos tributarios que pudieran aminorar la demanda
  • Educación poblacional
  • Evaluar regularmente la publicidad que induce al consumo y detallar su potencial daño comunitario
  • Facilitar el tratamiento si no fue posible preverlo.
  • Promover organizaciones de ayuda al alcohólico y su familia

Bien para cerrar el post de hoy,

Dejo una estadística que refleja la intromisión de un mal hábito como el consumo nocivo de alcohol ante una población susceptible y su muerte.

En hombres, 22,5% del total de muertes atribuídas al alcohol, por lesiones involuntarias- 21,1% por enfermedades digestivas – 14,6% debido a enfermedades transmisibles

En  mujeres, 41,6% por enefermedades cardiovasculares (CVD) – 22% enfermedades digestivas  –  15,5% lesiones no intencionales

 

alcohol