Ayunar. Conocimientos en la ruta, para alcanzar una Dieta Saludable (2) Saltar al contenido

Ayunar, conocimientos en la ruta para una Dieta saludable.(2)

11 mayo, 2018

Ayunar, parece corresponder a una voz pasiva, pero considerarlo así, dista mucho de la realidad.

Por definición cuando decimos ayunar, se refiere a la abstención en cuanto a comer o beber. Incluyendo a los mecanismos adaptativos que el organismo desarrolla, en ese período.

Este acto, de ayunar, lo vemos en ejecución de diversas perspectivas:

  1. Por motivos religiosos,
  2. Como forma de manifestación pacífica (caso de una huelga de hambre)
  3. Formando parte de una técnica curativa y/o preventiva, en el marco de la medicina naturista
  4. Y, seguramente en la forma más común y conocida, cuando ayunar  forma  parte del sueño nocturno.

ayunar

Ayunar, por motivos de espiritualidad y religiosidad. Ejemplos.

Desde la Grecia antigua, se consideraba que comer era la forma que los demonios, entraban al cuerpo. Por contraposición, ayunar, era una técnica de prevención de enfermedades  y un modo de mantener una buena salud.

Hipócrates decía: “Cuando el organismo esta saturado de humores, háganlo soportar hambre porque el ayuno purifica el cuerpo”.

En el Antiguo Testamento, está reseñado, el ayunar del profeta Moises y Elías, preparándose para las revelaciones divinas. También aparece el ayunar de  Juan el Bautista, precediendo a los 40 días de ayuno en el desierto de Jesus.

En el mes del Ramadán, los musulmanes, por su fe y creencias, practican el ayunar diario mientras esté la luz solar. En este período los pecados son perdonados, como si fueran quemados.

Mientras tanto el pueblo judío, conmemora el Día de la Expiación, perdón y arrepentimiento sincero. Es el Yom Kippur. Se prohibe comer y beber, asi como se profesa la abstención de los placeress físicos. Se considera el día más santo y solemne del año.

Todas las religiones mayoritarias, practican el ayuno. Se considera diferenciar el hambre física de la espiritual. Y en todo esto, el ayunar sería una proclama por lo divino.

ayunar

Ayunar, por motivación política (huelga de hambre). Ejemplos.

Recientemente,  pudimos leer y escuchar de voces de la ANC (Asamblea Nacional Catalana) que: “El ayuno nos hace más conscientes como personas y nos fortalece como pueblo”.  Una sentencia que impulsaba a la práctica de un ayuno colectivo solidario ante “la represión política del Estado español contra el pueblo catalán” , (sic)

La huelga de hambre fue una forma de manifestación civil no violenta, que puso en práctica desde la cárcel, Mohandas Karamchand “mahatma”=”grande-alma” Gandhi.    Hoy en día, a 70 años de su asesinato, ayunar, en forma de huelga de hambre, es el principal instrumento reivindicativo del pueblo de  la India.

ayunar

Ayunar, bajo la óptica de la Medicina Naturista.

Observaciones

El ayuno es considerado una cura milagrosa, un antídoto natural, capaz de evitar la aparición de una enfermedad o revertir su padecimiento.

Ayunar, activarìa varios  mecanismos internos de curación. Se describen curas del asma, alergias, artritis reumatoide, enfermedades cardiovascular, del tracto digestivo y de la piel.

Al reposar el tracto digestivo, se ahorra energía. El organismo se autolimpia pues ya no está procesando lo ingerido, ahora se deben movilizar componentes energéticos de las reservas tisulares y depurar tóxicos acumulados. Ayunar es limpieza, tonificación y un reseteo metabólico del organismo.

En la Medicina Naturista, el término ayunar, se basa en el conocimiento de la fisiología humana. Pero también en evidencias cientificas que se han logrado obtener, a partir de experimentos en modelos animales ( roedores). 

Aún hoy, no es un método terepéutico extendido, y las investigaciones continúan.

Por ejemplo, en las llamadas Zonas Azul de la población humana, se menciona una injerencia de 20 a 30% del factor genético como responsable de la longevidad. Se estudia como una dieta saludable y la posible alternancia de ayuno voluntario, puedan gestar cambios genéticos que influirían en su participacion global.

De acuerdo a lo dicho, estaríamos en presencia de un proceso inductor del cambio protector mutacional.

Me explico.

Se ha demostrado la existencia de factores deletéreos para la salud humana. Las enfermedades crónicas asociadas con morbilidad y letalidad, se conocen cada día más. En el caso del cáncer y en los trastornos metabólicos, que conllevan a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, necesitamos de una balanza saludable.

La expresión genética de los factores de crecimiento y de supresión tumoral, juegan un papel preponderante. La hipótesis de investigación versa que: “una reducción de los tóxicos procedentes de la oxidación y stress celular, facilitarían mutaciones para el gen que activa al factor supresor e inactivaría al factor del crecimiento tumoral”.

En los modelos disponibles de ayuno terapéutico, existe una normativa básica.

  1. Requiere de una valoración inicial y control médico. Detectar patologías de base y disfunciones orgánicas, sea para tratar o contraindicar.
  2. La duración y frecuencia del ayuno, debe ser  personalizado. Su principal adaptación, son las propias reservas energéticas con las que se cuentan. Varía también con la actividad física diaria y porcentaje de masa grasa corporal.
  3. Mayor facilidad de adaptación, simulando los efectos de ayunar, sin dejar de comer. Existen preparados comerciales y las recomendaciones naturales. La ingesta sería hipocalórica, hasta 300 calorías/dia.
  4. Es muy importante que el sujeto a esta terapia, sepa de ella. En qué consiste, qué se busca obtener y qué pasa en su organismo (antes, durante y después). La eficacia varía con el conocimiento y comprensión del tema.
  5. La aceptación a esta opción terapéutica, siempre es voluntaria. Asi como la decisión de seguir o suspenderla.
  6. Resulta de gran importancia ir reconociendo los efectos, tanto esperados como inesperados, durante su ejecución.
  7. Se debe saber que ayunar, puede causar: dolor de cabeza, náuseas, mal aliento, cambios del humor e irritabilidad, pérdida de líbido, reducción de vida social y hambre frecuente.
  8. Ayunar, se realiza de diversos modos y en forma cíclica. Por ejemplo, 1 o 2 días no consecutivos por semana. Otra modalidad: 16 horas diarias sin ingesta, 8 horas consecutivas diarias, durante 5 días.Ciclo: 3 semanas de comer normal, luego ayunar, y repetir otras 2 veces.

ayunar

 Ayunar, como una parte de nuestro sueño nocturno

Descansamos si nuestra actividad física ha sido alta.  Dormimos para que nuestro sistema nervioso se recomponga y quedemos listos para el nuevo día.

Existen muchos factores internos y externos, que delimitan nuestro horario de cenar. Y consecuencialmente, definen la hora de acostarnos a dormir y  el número de “alarmas” para despertarnos, mañana.

Ese momento niebloso cuando quizá, ni haya amanecido ni estemos muy bien despiertos, marcaremos o no, nuestra agenda, con el desayuno.

Es bastante común en España, que alrededor  de las 10:30 de la noche, ya se haya cenado.

Luego sigue la tanda de deberes: los programas de televisión, los niños o la pareja. Algunas personas se bañan y otras prefieren la pantalla de la tablet.

Por supuesto, que todos y cada uno, hemos ido construyendo nuestro propio hábito y estilo de vida.

Vaciado gástico

Nadie está pendiente que el vaciado gástrico inicia luego de la hora de haber comido, y que tarda luego, 4 horas más.  Con este tiempo, el estómago vuelve a quedar libre, ansioso y literalmente con “la boca abierta”.

Es decir, estamos durmiendo y seguimos el proceso absortivo, y si hay saciedad, despertaremos sin hambre.

Cuando no desayunamos al levantarnos, el organismo dará rienda a los mecanismos adaptativos del ayuno, de acuerdo a nuestras reservas energéticas.

Por supuesto que no estamos midiendo los 90 mililitros de capacidad gástrica, con lo cual se llena el estómago del recien nacido. Ni mucho menos, nos ponemos a medir los 1300 cc del adulto, aunque con toda seguridad, si uno se siente “lleno”, afloja un poco la ropa o el bebé, vomita.  ayunar

El “sonámbulo” de la familia

En este punto, no debe sorprendernos, que con la salvedad del paciente diabético, no nos preocupa mucho, el nivel de glucosa en sangre, antes de dormir.

Pero lo que es definitivo, es que el cerebro exige glucosa. Es su principal donante de la energía requerida. Con ella, el cerebro se auto-repara, mientras el cuerpo duerme.

Merece un apartado especial, que reconozcamos en nuestra familia, la existencia de algún “sonámbulo”.

Se identifica con cierta facilidad, pues se desplaza creyendo en la oscuridad de la noche, y mientras la mayoría duerme, termina abriendo la nevera para un “piscolabis”, que rompe su ayuno…

Ayunar y el metabolismo.

Nuestro organismo funciona como máquina relojera de perfección, aunque hayan dudas sobre la precisión.

El metabolismo se explica con muchos términos bioquímicos, reflejos neuroendocrinos, fisiología digestiva y todo enlazado, con nuestra psique.

Cuando comimos la última vez, se distendió el estómago y se amplificó la señal de saciedad. Se liberó la insulina y se activó la leptina.

Esa molécula de nombre leptina, circuló por vía sanguínea desde el tejido adiposo hasta el hipotálamo. Para nada está relacionada, con el valor nutricional de lo que consumimos, pero si con el estado de nuestros depósitos de “combustible”  de largo plazo (la grasa corporal).

Un nivel alto de leptina, le dice al sistema neurohormonal, que el “tanque está full de combustible”. –Oye, chico, No tiene sentido que sigas comiendo…

Se instala una señal psicológica para perder el apetito, aunque sea transitoriamente. Y la persona se siente satisfecha, complacida, saciada.

Cuando enfrentamos lo inverso, un descenso de los depósitos de nutrientes, aparece una señal metabólica y se induce la sensación de Hambre. La leptina disminuye y la ghrelina junto a otros peptidos se elevan. Se está preparando al organismo, ante el stress que comienza a desarrollarse.

De tal forma que la regulación del apetito es la resultante del balancín entre la saciedad y el hambre. (Este tema lo revisaremos en próximo post). 

Y, apareció la Insulina ( no me refiero a 1922, cuando se comercializó por primera vez en el Mundo)

Me refiero, a que mientras la leptina está cumpliendo sus funciones, espera  a una molécula amiga.

La sangre que irriga al páncreas, lleva  glucosa, y según su nivel, la glándula  define si produce más insulina o solo libera la previamente sintetizada.

Como consecuencia de lo ocurrido en el páncreas, la insulina ya pasó a la sangre y junto a ella, pasea alrededor de los 37 billones de células del organismo. En algunos tejidos, se ven puertas cerradas para la glucosa, entonces, resulta imprescindible, que la insulina funcione.

Allí actúa como llave frente a la cerradura, representada por su receptor. Y entonces, ¿gira o no la llave ? ¿abre o no la puerta?.

Bien !! misión cumplida !!,

En esta ocasión, se logró abrir la puerta específica. Ahí va entrando la glucosa al tejido hepático, muscular, adiposo y por supuesto, al sistema nervioso.

Menos mal que  todo funcionó como el organismo necesitaba. Con la glucosa dentro, surgirá el combustible para uso inmediato, en forma de moléculas de fosfato.

ayunar

¿Siempre es eficaz la leptina y la insulina ?

Existen personas que presentan un mecanismo deficiente.

Si es el caso del receptor de la leptina, al no funcionar o estar bloqueado, la saciedad no aparece.

Y en el caso de fallar el  complejo insulina/receptor de insulina, se describe la Resistencia insulínica.  Habría fallas en la llave, en la cerradura y/o en las puertas, por donde entra la glucosa

Se mantendría una Hiperglicemia con Hiperinsulinemia, y comenzaría la alarma.

Cómo es posible que haya un excedente de glucosa, circulando en sangre, mientras los tejidos, no la reciben. No entra la glucosa a las células y el páncreas se puede agotar, por seguir produciendo y secretando insulina, creyendo que hace falta.

¿Cómo nos damos cuenta que hay fallas en los complejos hormona/receptor?

– Pues, viendo aparecer a personas que  portan un estado deteriorado de salud, por ser obeso, diabético tipo 2 y/o portador de un sindrome metabólico.

Y ya sabemos que ser portador de cualquiera o varias de estas entidades, nos haría más susceptible de padecer alguna enfermedad cardiovascular y hasta fallecer por ello.

Entre las investigaciones, se ha demostrado que muchos obesos tienen leptina alta, y eso permitió seguir investigando. Se han descrito otros sistemas reguladores del apetito (ghrelina, neuopeptido Y, serotonina, colecistokinina, bombesina, glucagón, interleukinas, etc).

En ayunas, el nivel de leptina desciende, subiendo en estados de post ingesta y de sobre-alimentación.  Estos patrones se afilian mejor, con la concentración de la insulina plasmática.

El tema de la resistencia insulínica me parece muy apasionante y lo revisaremos en futuro post.

Glucosa para el tejido nervioso

Una de las funciones más importante de nuestro organismo es mantener el equilibrio. Dicho pilar tiene un requisito primordial: disponer de combustible.

Es cierto, que algunos tejidos son poco selectivos y casi que indistintamente usan las calorías procedentes del tejido adiposo o acaso, pueden esperar.

A diferencia del tejido nervioso, cuando no dispone de glucosa como combustible, genera una alarma, como la que pusimos para despertar esta mañana.

El engranaje neuronal, la generación de neuropéptidos de enlace neurohormonal, los neurotransmisores, la inteconexión neural, la memoria, los sentidos corporales, …

Solamente el cerebro  humano, constituye un 2% del peso corporal, pero sus 86 mil millones de neuronas, consume un 20% de la energía total. La ausencia o déficit de sangre, agua, oxígeno o glucosa, tiene sus efectos negativos y se patentiza con síntomas y disfunciones.

ayunarayunar

Teniendo en cuenta lo dicho, pues vamos cerrando este post.

El objetivo de nuestro organismo parece claro. A veces, somos los humanos, los que parecemos confundidos. Tenemos que revisar nuestras actitudes capaces de preservar nuestra salud. Con preocupación, vemos que son dominadas por hábitos y estilos de vida, cuando menos, insanos.

Ayunar, equivale a un cúmulo de señales y es parte de un equilibrio dinámico.

Quiero aclarar que Ayunar ,no es pasar hambre, de hecho, durante el ayuno desaparece el apetito.

Si se vive sin reservas se corre el peligro de morir, y los nutrientes esenciales no adquirieron ese calificativo, por su “belleza”.

Durante al ayuno, se movilizan las reservas de energía, para gastarlas mientras aparece el re-feed o re-alimentación, y asi las substituya.

Contamos con glucógeno hepático como reserva de glucosa, para dia y medio.

Las señales de activación de la síntesis de glucosa nueva o neoglucogénesis, buscan mantener un nivel adecuado de glucosa, por los siguientes 3 días y en realidad, apenas se queman calorías de reserva.

El higado sintetiza glucosa, a partir de aminoacidos procedentes del tejido muscular y a partir del glicerol y al acetyl co-A originarios, del tejido graso.

El tejido nervioso, que venía siendo protegido los últimos 5 días, recibiendo y empleando solo la glucosa, debe prepararse. ayunar

Desde este momento, entran a escena, los cuerpos cetónicos procedentes de los ácidos grasos. Los mismos fueron liberados desde el tejido adiposo, y el mal menor, es el aliento a acetona.

 

En el camino de este ayuno prolongado, debemos ingerir agua y nutrientes esenciales, de lo contrario, pasado el mes, la desnutrición será notoria, se perderá la conciencia y las complicaciones multiorgánicas llevarán a la muerte.