Comida chatarra, un placer poco saludable y un comercio productivo (I) Saltar al contenido

Comida chatarra, placer poco saludable y comercio productivo (I)

14 julio, 2018
Comida Chatarra-Junk Food

Comida chatarra, es un término dedicado a un tipo de alimentos que ha proliferado con las sociedades y la modernidad. En Estados Unidos se ganó un dia nacional, el 21 de Julio.

Vengo desarrollando el tema, sobre los factores que influyen para regresar a un estado de salud y equilibrio. Y en especial, sobre la causa más común de mortalidad actualmente, que es la enfermedad cardiovascular.

Y no puedo dejar de insistir, que en la prevención está la longevidad y la calidad de vida del ser humano.

Hoy intentaré exponer el tema de la comida chatarra o comida basura o junk food (inglés).

En su mayoría conseguimos, la comida chatarra en la comida rápida, la procesada y la de conveniencia. Accedemos a ella en un restaurante, vía telefónica con reparto  a domicilio o llenando la despensa y refrigerador, cuando regresamos del mercado.

Para enfocar correctamente la situación, iré presentando los factores concurrentes de esta temática, en los post sucesivos.

Bien, comencemos.

comida chatarra

Definiciones necesarias.

¿A qué se le llama, COMIDA?

A cualquier alimento que se ingiere para subsistir

¿Qué es la ALIMENTACIÓN?

Es un proceso consciente para comer y beber, por medio del cual, el ser viviente suministra comida a su organismo. Iniciando la digestión, desde el momento cuando se ingiere la comida.

Y, NUTRICIÓN?

Cuando el organismo asimila la comida, se genera un mecanismo biológico, bajo regulación neuroendocrina. De acuerdo a la composición del alimento, el cuerpo obtendrá energía, agua, vitaminas, minerales y los principales principios como son los carbohidratos, las grasas o lípidos y las proteínas. Si nuestras necesidades se satisfacen con lo ingerido y asimilado, debemos señalar que tiene valor nutricional.

¿ CHATARRA ?

Pues es una palabra que denota lo inservible, algo sin valor, lo inútil, es todo aquel material para desechar.

Origen del término COMIDA CHATARRA.

En el año 1916, apareció el registro de la primera referencia a “comida tramposa”. Se preparaba una comida, presentándola de forma que aparentaba más de lo que era. Quizá fue el verdadero inicio de lo publicitario o PornFood y de los Fake Food o comida de mentira que suele emplearse, por ejemplo, en el rodaje de algunas películas.

Pero fue en 1972, cuando un nutricionista y químico, muy creativo en cuanto a términos acuñados y preocupación por una dieta saludable para la población estadounidense, se hizo visible.

Así fue que Michael F. Jacobson, director ejecutivo en el Center for Science in the Public Interest, (CSPI), consiguió crear el termino JUNK FOOD o en su traducción al español, COMIDA CHATARRA.

Todo alimento, que se caracterice por su escasez en nutrientes, debe considerarse poco saludable. Pero si además aporta un alto contenido graso , de sal y/o azúcar, y no es fuente de fibras, proteínas, vitaminas ni minerales, se clasifica como COMIDA CHATARRA.

Por otra parte, dentro de sus características, suelen contener una importante carga calórica y de aditivos químicos.

Cuando leemos la etiqueta de información nutricional, observaremos una lista de agregados que lleva implícito un procesamiento del alimento o producto original. Dentro de los aditivos se incluyen sustancias con función de condimentos, preservantes, colorantes, aromatizantes y potenciadores del sabor.

 

comida chatarracomida chatarracomida chatarracomida chatarra

¿Cuáles serían ejemplos, de una Comida Chatarra?

Health.com  publica:

  1. Una rebanada de cheese-cake, aporta 1540 calorías y 59 gramos de grasa saturada
  2. Un batido de helado con brownie, nueces y caramelo. Cada porción da 1590 calorías y 42 gramos de grasa saturada
  3. Una hamburguesa con bacon. Equivale a 1,5 gramos de sal, 1250 calorías y 42 gramos de grasas saturadas.
  4. Una hamburguesa con queso y bacon. Dependiendo tamaño y donde se adquiera, va de 400 a 1400 calorías
  5. Un sándwich de queso mozzarella y patatas fritas. Son 1260 calorías y 21 gramos de grasas saturadas
  6. Pollo frito, 6 piezas, 1500 calorías. Pechuga empanizada con piel, 294 calorías.
  7. Donuts. Grasas trans y 1200 calorías
  8. Slice de pizza de queso, 700 calorías.
  9. Hot-dog, con sus salsas y aderezos. 900 calorías y 15 gramos de grasas saturadas
  10. Patatas fritas. Con alto nivel de sodio, medianas 340 calorías
  11. Sándwich para desayunar en el restaurante de los arcos amarillos en forma de M. 530 calorías.
  12. Banana helada cubierta de chocolate. 240 calorías.
  13. En la niñez, piruletas, golosinas, gomitas, caramelos, galletas y bollería.
  14. Camarones fritos. Porción de 15 piezas 130 calorías.
  15. Refresco carbonatado azucarado.  1 lata de Cola. 330 cc. 35 gramos de azúcar. 139 calorías
  16. Twinkie, 135 calorías por unidad.
  17. Snack salados empaquetados (por ejemplo, Doritos y Cheetos)
  18. Cereales azucarados, afrutados, para el desayuno

Bueno como dije, es solo un ejemplo de las listas existentes.

Se ha estimado que cada consumo de lo mencionado requiere de alguna actividad física proporcional, para poder quemar esas calorías. Y regreso a algunos ejemplos.

Para quemar la carga calórica que aporta una ración de 15 camarones fritos o un twinkie o una lata de refresco de cola, requiere nadar 11 minutos o 20 minutos de bicicleta o trotar 15 minutos.

No se oye tan mal.

El helado de chocolate con una banana, equivale a caminar seguido una hora o correr por media hora. Parecido, si hubiéramos comido una pechuga con piel, frita, empanizada

Las necesidades promedio o requerimientos diarios para un adulto (entre 19 y 70 años de edad) son:

Calorías.

Hombre, el cálculo se aproxima a 40 kcal por kilo peso corporal. Mientras en la Mujer, a 38 kcal/kg/día. Se repartirá en los principios básicos

Carbohidratos.

Deben aportar el 50% de la carga calórica. Hablamos de 130 gramos/dia. Cuidando que los azúcares añadidos, no superen el 25% del total de calorías.  Y 38 gramos de fibra  para el hombre y 25 si es mujer.

Lipidos o Grasa.

Sería fuente del 20 a 25% del total calórico, de ingreso diario.  Recomendando Omega 6 de 17 gramos diarios para el hombre y 12 para la mujer. Mientras que de Omega 3, sería 1,6 gramos al hombre y 1,1 para la mujer.

Proteínas.

Para la mujer: 46 gramos- Y 56 para el hombre

Agua

Una mujer debe beber:  2,7 litros diarios. Mientras que el hombre, debe ser un litro más.

Sal.

Hasta 2,3 gramos al día.

 

comida chatarra

¿Por qué nos atrae la comida chatarra?. Enumero:

  1. Fácil de comprar, transportar y consumir. No requiere cubiertos ni platos. Rápida preparación. Ideal si el tiempo disponible para comer es reducido y no se está pensando en lavar cubiertos ni vajilla.
  2. Disponibilidad extensa de restaurantes y servicios para llevar o con despacho a domicilio. Area de juegos, la prensa diaria, parking gratuito, atención sin salir del coche, refill de bebidas.
  3. Aspecto muy llamativo, con amplia y eficaz  publicidad. Logotipos, envases y ambientes con empleo de colores brillantes primarios. Locales con asientos cómodos pero para un rápido turnover. Estilismo y diseño.
  4. Patatas como recién peladas y vienen cortadas, congeladas y procesadas. Todo es manufacturado pero con aspecto casero. De larga caducidad y a veces, sin refrigerar.
  5. Costo accesible al consumidor. Son comunes las ofertas y “regalos” con la compra. Variedad de sabores,  tamaños y combinaciones.

Razones biológicas. Investigaciones.

  1. No sacia, llevando a la sobrealimentación, sucumbiendo ante la oferta del “tamaño grande” y al “extra de queso y tocineta”. Y sustituye alimentos nutritivos.
  2. Hace que liberemos endorfinas y el cerebro graba las asociaciones, los momentos y el gusto por el producto que hará más fácil tener la sensación de quererlo de nuevo. Sus aditivos provocan sed.
  3. Reconocemos que pueden ser “malas”. Mucha de la comida chatarra es fritura, tienen multiples aditivos, no aportan nutrientes,… pero son ricas.
  4. Provocan,  estimulan la liberación de dopamina y orexina que causan mayor sensación de placer. La comida chatarra dispara el mecanismo psicológico de la gratificación o recompensa inmediata.
  5. La industria de los alimentos procesados con sus equipos de investigación, han logrado crear la llamada “comida con densidad calórica evanescente”. La sesación de que la comida se derrite en la boca, pero que el cerebro, no capta que es un consumo calórico y no regula la ingesta. Como ejemplo de esto, están las virutas de maíz frito, los twinkies, los helados complementos del fast food.
  6. También han investigado y manejado el efecto “bliss point”  del alimento. Cuál es el punto óptimo de gusto, para el consumidor?.  La mezcla de sabores crea adicción y la compulsión al comer. El tipo de azúcar que se usa, es de rápida absorción y hace que deseemos más. 
  7. Con la cantidad de ingredientes como sal, azucar o grasa, se consigue  optimizar la “sabrosura” de la comida chatarra. Incluso se ha definido el sinergismo de esos ingredientes.

Marketing

  1. Medio por el cual se consigue socializar. Sea por reuniones en locales comerciales o en frente de una pantalla de TV donde se proyecta un evento musical o deportivo. El marketing dirigido a población infantil y adolescente, facilita la creación de hábitos aociados a esta dependencia.

Con el reconocimiento de la obesidad epidémica, por la OMS, se giró el foco. Se trataba de vigilar a la industria de los alimentos y a evaluar la influencia de la comida chatarra, en nuestra salud.

El problema lleva en evolución conciente, al menos 50 años, sin embargo, las instituciones que deben velar por la salud pública, siguen topándose con obstáculos. Y cuando en el año 2015, la OMS evaluó los objetivos que se habían propuesto, para el control de la obesidad, solo corroboraron “avances” pero en las cifras de  prevalencia y no, de las metas previstas.

Claro, siendo honestos, la “comida chatarra” no es el único factor etiológico, pero es preponderante para el desbalance nutricional y el estado de salud poblacional.

Mientras tanto, la comida chatarra, se debe considerar lo que es. Es una mercancía. Y su industria, desea ventas a gran escala. El factor nutricional, no les resulta, si  lo consideran el factor primario.

El modelo donde un gobierno vela por la salud pública, pero su control no frena ni reduce el problema, obliga a que cada individuo se convierta, en su propio tutor.

En la actualidad, son 325 millones los pobladores en los Estados Unidos y el 25% consume frecuentemente “comida rápida”. El monto anual, que se gasta en ese hábito, es de 110 mil millones de dólares. Es de esperar, que existan prioridades con interés comercial.

Cuando ha aparecido una buena sugerencia, también se evidencia el “cuenta gotas” de una realidad épica. Choca el “fast food” con el “slow motion”.

  • Reconocer que un ingrediente es nocivo, pasa por nuevas pruebas y más tiempo, mientras el consumidor sigue adquiriendo esa comida.
  • Aceptar que los edulcorantes también hacen daño.
  • Modificar una fórmula que originalmente, porta alto contenido de saborizantes y sales.
  • Comenzar a utilizar las etiquetas de información nutricional (2010).
  • Mencionar que el producto es libre de grasas trans, pero no señalar nada sobre las grasas saturadas.
  • Decir que los niños comen vegetales, y que tal cosa, se cubre en un 25% con las virutas de patatas fritas.
  • Las leyes y normativas, las nomenclaturas, los permisos de comercialización y el retiro de dichas licencias. Investigaciones financiadas por la propia industria de los alimentos, genera por lo menos, suspicacia.

comida chatarra sal yodadacomida chatarracomida chatarra

El consumo reiterado de la comida chatarra, trae consecuencias al organismo. ¿Cuáles serían las observaciones ante dicho hábito?

  1. Nuestra salud depende de lo que comemos y bebemos, diariamente. Los nutrientes son  pilares de cada célula del cuerpo.  Creo quecomida chatarra es fundamental, que conozcamos siempre, la composición nutricional de lo que consumimos y damos a nuestra familia.
  2. Frituras, alimentos procesados, comida rápida, grasas trans y saturadas, azúcares refinados, harinas blancas no integrales, aditivos, saborizantes, potenciadores de sabor, bebidas gaseosas, conllevan a un desbalance artificial de nuestro organismo.
  3. Luego de estas comidas, solemos continuar con una actividad poco física, incluso sedentaria, y se conforma en un bucle pernicioso.
  4. El agua, los minerales, las vitaminas y los antioxidantes. Ácidos grasos omega 3 y 6. Aminoácidos esenciales, son parte de una lista de lo correcto, lo bueno y lo recomendado.
  5. Debemos ser también nuestros tutores y no siempre esperar que las instituciones públicas o privadas, delineen nuestra seguridad.  Es reducir el consumo de la comida chatarra y aumentar el consumo de hortalizas, frutas y granos enteros.
  6. Vigilar el peso corporal. Saber que hay alimentos de alto índice glicémico (patatas, caramelos, cereales azucarados y productos de harina blanca, por ejemplo). Enterarnos por nuestro bienestar, del síndrome metabólico y la posibilidad de  desarrollar una resistencia insulínica y una diabetes mellitus tipo 2.
  7. Identificar que la sobrecarga de sodio y grasas saturadas y trans, generan una cadena más fácil de evitar que de romper. Y tal fenómeno progresivo, hace escala en una enfermedad hipertensiva, elevación del colesterol, obstrucción arterial periférica, coronaria y cerebral. Fleja el corazón y/o quedamos expuestos a desarrollar un accidente cerebrovascular.
  8. Deseamos rendimiento, longevidad y calidad de vida para disfrutarla. Los excesos llenan los trasteros y el nicho inflamatorio, condiciona su propia extensión por via neurohormonal.
  9. Y aunque no lo parezca, una mala nutrición desde la niñez, conlleva problemas sociales, psicológicos, deterioro de la autoimagen. Asi como descenso del autoestima, discriminación y bullying.
  10. Nuestra aperiencia física se perjudica, se acelera el envejecimiento. La celulitis y la obesidad, no revierten y las caries dentales se multiplican.
  11. Ocurriendo a largo plazo, la aparición de enfermedades degenerativas como la artritis reumatoide y el cáncer.

Sigamos en la ruta  de alcanzar una dieta saludable y un mejor estilo de vida sana.

Hasta el próximo post.