Saltar al contenido

Petróleo negativo

24 abril, 2020
covid y petroleo

Petróleo, 42% de su producción mundial, está en manos de los países de la OPEP.

Quienes, a su vez, controlan 79% de las reservas probadas.

Cambios en la producción requiere del voto unánime de sus 13 miembros actuales.

Entendiendo dentro de sus funciones, la monitorización del mercado,

y estabilidad de precios y ofertas.

 

petróleo negativo

 

Los precios del petróleo impactan a los pueblos y a sus economías.

¿Qué diablos está pasando con los precios del petróleo?

Bueno, es una pregunta que los comerciantes de materias primas

experimentados, se han estado preguntando también.

 

 

 

 

Subida del precio.

(1). El incremento de la demanda o necesidad, y logra superar a la oferta.

(2). Especulación financiera. Sacando beneficio del mercado,

adquiriendo el petróleo a un precio disminuido y estableciendo

compras a futuro, vendiéndolo a mayor precio.

(3). Condición geopolíticamente inducida, dentro de los países productores.

Si en el país productor, una política, desastre natural, una guerra,

puede hacer que falle o se desplacen las prioridades y el deterioro de la

estructura material o de la mano de obra involucrada en la producción.

 

petróleo

 

 

 

Caída del precio

(1). Cae la demanda

(2). Aumenta la producción, contracción de la economía.

 

 

opec arabia saudita

 

Oferta/Demanda

Los últimos días han traído una volatilidad de precios

sin precedentes, mucho más allá de la escala de cualquier

cosa ya infligida por el brote de coronavirus o por la

disfunción en la OPEP.

 

 

Los precios han estado bajo presión durante algún tiempo.

El colapso de la actividad económica mundial significa que el mundo

simplemente no necesita tanto de él en este momento, pero los productores

todavía están bombeando.

 

petróleo

 

 

 

 

Demasiado petróleo en un mercado de insuficiente demanda, significa

un precio más bajo.

Durante meses, los expertos del mercado han estado advirtiendo que

nos vamos a quedar sin almacenamiento.

¿Y luego qué?

La situación se rompió el lunes  20 de abril 2020,

cuando el precio de referencia para el petróleo estadounidense,

cayó de la lista (contrato West Texas Intermediate).

petróleo

 

 

El día comenzó con un barril en  $10(+10),  desplomándose a menos $40,

la primera lectura negativa de la historia.

Los vendedores pagando al comprador, para no seguir con el petróleo entre sus manos.

Vale decir que son ventas a futuro, para entrega en mayo.

Y antes de expirar el contrato, ya existe, la intensa presión, para intentar

una nueva estabilización del mercado y para su almacenamiento.

 

 

Esto que ha ocurrido, no es un tecnicismo aislado, del mercado.

Una nueva sensación de ansiedad severa anticipatoria, se avecina.

 

 

El COVID-19 sin importar su origen y razón de existir,

ha generado y seguirá generando severos trastornos de la salud mundial.

Pero simultáneamente, interactúa con el mercado de energía.

¿Coincidencias?

Se dice que hubo conversaciones, pero el plan no se consolidó.

Recortar la producción para luego inundar el mercado, en 3 semanas.

Con la negativa del acuerdo, Saudí Aramco,  desplegó el descuento en sus precios de venta,

hasta más de 10 dólares, mientras Urales, $2 bajo el Brent.

En medio de la pandemia,  un choque de bajo consumo y demanda funcional, con alta oferta

y demanda estratégica.

 

 

 

En el hemisferio norte, el invierno se despide y el petróleo no está siendo

muy requerido. Y en todo el mundo, hay restricciones en el desplazamiento motorizado.

El primer sufrimiento lo tendrán los países productores, cargados de deudas,

sin poder colocar su oro negro.

Un disparo del virus al descenso, descubriría el impacto de la guerra por el precio del petróleo,

principalmente, en las economías deprimidas. Pero como lo físico, social y psicológico, interactúan con lo económico, la salud se llevará la peor parte.