Saltar al contenido

Resiliencia

28 marzo, 2020
resiliencia

Resiliencia, ¿cómo dices? ¿la resistencia?, bueno casi.

 

La resiliencia no es un término fácil, pero es de gran importancia.

Corresponde a la capacidad de minimizar el efecto de las dificultades, crisis, traumas, todo evento amenazador.

Permite minimizar sus efectos en nosotros. Y, además, la más rápida recuperación posible, ante lo enfrentado.

Con frecuencia, vivimos múltiples situaciones matizadas con ansiedad anticipatoria. Y allí también, es bueno contar con resiliencia.

Porque, aunque no haya ocurrido, se dispara el mismo fenómeno lesivo.

resiliencia

 

En el Diccionario de la Real Academia Española, bajo el contexto de lo psicológico, podemos leer:

“capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”

 

La resiliencia es la variable que permite que superemos los contratiempos y posibilita que naveguemos por los obstáculos.

Debemos aprender más de ella y perfeccionar la que tenemos.

Es una herramienta muy útil para regresar al curso que la vida nos aportaba, pero también para crear si deseamos, un nuevo estilo de vida.

Toda persona puede contar con ella y, de hecho, diferencia e identifica, a cada individuo a nuestro alrededor.

 

 

Si tenemos que enfrentarnos a un duelo, es una suma de pérdidas y frustraciones, hasta el bloqueo de planes compartidos.

¿Cómo superamos esa situación de la mejor forma?

Con toda seguridad nos provocará miedo.

Y aún así, tendré mucho que agradecer a la vida.

 

Resistirnos ante el trauma, nos inunda de emociones negativas

Aparece ansiedad, tristeza e irritación y enojo.

Vamos aprendiendo en el camino pedregoso y seguro que la tormenta dará paso a la calma.

Se instauran matices emocionales, siendo resilientes.

Vale aclarar que no es ver un plan que va torcido, como si hubiese una fiesta.

O ver lo positivo luego de que nuestros hijos nos dejaron en una residencia de ancianos,

cuando ni llegábamos a la tercera edad, y tienen varios meses, sin venir a visitarme.

 

resiliencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para las personas resilientes, mantener conexiones interpersonales cobra importancia.

Le resulta cómodo pedir ayuda cuando la necesita. Y brindarla si percibe de utilidad la suya.

Todos los días surgen situaciones inesperadas.

Resolver eficientemente, en forma hábil y creativa, genera satisfacción ante la vida.

Hablar de la experiencia personal como fuente de enseñanza,

requiere un valor superior a la sola dificultad de contar los eventos que conforman la historia.

Aprender habilidades, es la mejor forma de nutrir la compleja red que logra reducir nuestra ansiedad.

 

Vivir bien incluye, no preocuparse tanto por el futuro.

Mejores relaciones, menos miedos.

 

La resiliencia se basa en competencias elementales, que son individuales.

 

La autoconciencia y auto regulación y el optimismo.

Atributos todos a desarrollar con habilidades de formación, las cuales, por cierto, no tienen límite de edad.

resiliencia

 

Se puede enseñar !!

 

No lo creía y no me di cuenta. Pero seguro que lo aprendí de otros.

No se nace con ese tipo de conciencia ni del conglomerado de herramientas.

Comencemos por prestar mayor atención a lo bueno que nos rodea, que están allí independientemente.

Indecisión, miedo, ansiedad.resiliencia

Pero recordemos

que no solo somos siempre aprendices,

sino que podemos enseñar, mientras mejoramos como persona.