Saltar al contenido

Tiempo de dormir

31 marzo, 2020

tiempo de dormir

Tiempo de Dormir

Un factor relevante en nuestra salud, es el tiempo de dormir.
Cuando dormimos, es porque el organismo lo necesita para recuperarse de daños, reposar el cansancio y limpiar proteínas nocivas del sistema nervioso central.
Si la proteína Tau se acumula, y las placas de amiloides en el sistema nervioso, pueden llevar hasta degeneración cortical con sus consecuentes deficiencias.
Hoy he querido anexar un video que relata las curvas relacionando mortalidad con el tiempo del sueño fisiológico.
Debo aclarar que la edad o situaciones de stress, salud mental, actividad física diaria, medicamentos, drogas o comorbilidad pueden modificar los límites catalogados como normales.
Y más adelante, cómo el déficit o el exceso en el tiempo de dormir, ya no puede catalogarse como saludable, pues las enfermedades crónicas relucen y la mortalidad aumenta.

 

tiempo de dormir

El tiempo de dormir en el gráfico, revela la correlación entre la edad del sujeto y el tiempo promedio.

No solamente su ocurrencia vivencial, sino también lo que el organismo necesita

 

Ya sabías que Dormir es saludable.

Pero ¿también sabías que, en exceso (más de 9 horas) o en deficiencia (menor de 5 horas), hace que aumentes tu peso corporal?

Explicaré la relación entre el peso corporal graso, en relación con el tiempo efectivo de sueño.

Pero es que además si es excesivo, también perdemos masa muscular se modifica el control del apetito para retrasar

la sensación de saciedad y gestamos las bases de que en el tiempo se instalen enfermedades crónicas de origen metabólico y hormonal e inmunológica.

tiempo de dormir

Un tiempo de dormir saludable, requiere de la sincronización de nuestros ritmos circadianos.

De lo contrario, la salud se resiente, manifestándose en:

  • Los niveles de glicemia, tanto en más como en menos
  • Mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus, obesidad y enfermedades cardiovasculares (ACV, cardiopatías)
  • Aumento de inflamación y liberación de químicos pro inflamatorios.
  • Descenso de los umbrales del dolor
  • Depresión
  • Deterioro cognitivo
  • Disfertilidad
  • Mortalidad en aumento

 

 

 

Los procesos inflamatorios y pro inflamatorios facilitan la inoperancia de la insulina,

 

creando un estado de resistencia periférica persistente, alterando el metabolismo de carbohidratos y de lípidos.

Centros del desarrollo de la diabetes y cardiopatías.

En estudios canadienses se evidenció y confirmó tales procesos en los que dormían poco o dormían en exceso.

 

tiempo de dormir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Factores primarios:

Aumento de peso.

Haciendo un seguimiento por 6 años, dormir por más de 9 horas diarias, mostraba mayor propensión (+21%) al aumento de peso.

 

Inflamación crónica.

Con altos niveles de citoquinas como la proteína C reactiva, un 44% superiores siendo mujeres que en lugar de dormir 7-8 horas, lo hacían 5 o más de 9 horas.

Incluso ajustando los niveles a masa corporal, edad y apnea del sueño, aumenta a razón de 8% por cada hora adicional de sueño, desde el tiempo considerado como normal.

Existe relación con enfermedades crónicas (diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares y enfermedad de Alzheimer)

 

sistema nervioso central

 

Tiempo de dormir, ante eventos externos.

El dormir en exceso, en ocasiones es resultado de un estado depresivo, drogas o medicamentos (ansiolíticos o sedantes),

beber alcohol etílico en exceso, presencia de apnea obstructiva del sueño.

Debe descartarse la hipersomnia, que suele ir acompañada de ansiedad, irritabilidad, falta de energía, pérdida de apetito y de memoria

Existe la duda entre si uno es la causa y el otro la consecuencia. En este aspecto hay estudios con resultados divergentes.

Algunos mencionan que si uno está sano requiere dormir menos y que por dormir más, se tiene menos salud.

Frente a esa realidad se debe considerar, con mayor notoriedad la llamada, “Higiene del sueño saludable”

 

tiempo de dormir

Dentro de los lineamientos que representan la higiene del sueño saludable, sin entrar en el desarrollo completo de dicho tema, se pueden enumerar:

  1. Hacer de la toma de medicamentos, una prescripción siempre médica. Cafeína o antihistamínicos, excitabilidad o somnolencia. Ajustes individualizados.
  2. Mantener o aumentar la exposición a la Luz natural diurna y limitar la luz artificial nocturna
  3. Despertar con la luz solar entrando en el dormitorio y dormir donde los relojes y dispositivos electrónicos se encuentren fuera del alcance de nuestras extremidades.
  4. Mantener el hábito de ir a dormir y despertarse con independencia de feriados y fin de semana o vacaciones, en el mismo horario cada día y noche.
  5. En caso de déficit de sueño nocturno, la siesta puede ser un buen complemento. Pero en caso de estar durmiendo más de 9 horas en la noche, evitar las siestas vespertinas.
  6. Por cierto, que se debe evitar cualquier “pequeña cabeceada” en la cama en un horario próximo al esquema previsto de irse a la cama para el sueño nocturno